domingo, 3 de noviembre de 2013

(Dolió más que cualquier suicidio emocional de los que me declaro culpable.)